Para Conseguir tu Objetivo

No es lo mismo un sueño que un objetivo

La principal diferencia entre un sueño y un objetivo es que el sueño es indefinido. Un sueño es, por ejemplo, que quieres tener una peluquería de éxito. En cambio, un objetivo será tener una peluquería que esté bien situada con varios medios de transporte y aparcamiento, que tenga un escaparate a la calle y que tenga al menos 25 clientes al día para poder pagar cómodamente todos los gastos y conseguir un beneficio al mes de 15%. Si quieres convertir un sueño en un objetivo éste debe ser detallado y concreto. Empieza por definirlo por escrito y repásalo agregando (o quitando) cosas.

A veces los sueños, sueños son

En primer lugar, necesitar considerar si llevar tu sueño a la práctica es compatible con tu realidad.  Necesitas evaluar si tu decisión de llevar tu sueño a la práctica es “ecológico”. Es decir, si defiende y protege el equilibrio y tu felicidad y la de todo tu entorno. Qué impacto tendrás en tus relaciones o tu estado físico, etc.. Esto también te va a ayudar a valorar qué precio estás dispuest@ a pagar para conseguirlo.

Qué sacrificios merecen la pena y cuáles nos quieres hacer. Por ejemplo, Si tengo una familia
con hijos pequeños, quizás mi sueño de convertirme en exploradora por el mundo no sea
bueno en este momento de mi vida.

¿Y si fueras tú el único obstáculo?

Dedica un momento a descubrir si lo que te impide alcanzar tu objetivo se debe a algún miedo que no sabes manejar. El miedo es un aliado cuando existe una amenaza real pero cuando se trata de imaginar el futuro, el miedo simplemente sabotea tus planes y resulta destructivo. Si detectas que el miedo te frena o te bloquea, consigue ayuda para aprender a manejarlo y darle el lugar adecuado en tu mente.

Además de valorar tu relación con el miedo, necesitar darte cuenta de la calidad de tus creencias al respecto. Cuando dices “Yo creo” estás diciendo tanto que crees como que creas. Si ves que alguna creencia te frena, busca de donde te viene. Puede ser por una lealtad a determinados valores familiares o por la educación que has recibido. Saber esto te va a permitir colocar una creencia en su adecuado contexto y quitarle cierta carga. Pero, a partir de ahí, tendrás que decidir si te favorece o no y si quieres. Te propongo acudir a mi artículo Si tu creencia no te favorece, cámbiala por otra.

Paseo hacia tu objetivo

En este ejercicio, te propongo seguirme mientras te guío por un proceso generador de cambios para conseguir tu objetivo en concordancia con tu sueño. En primer lugar, piensa en tu objetivo concreta y detalladamente. Qué quieres conseguir. Qué significa conseguirlo. Que tendrás cuando lo consigas.

  1. En una hoja dibuja 1 punto de partida en este momento de tu vida y con tus circunstancias actuales. Sitúate mentalmente en este punto de partida e imagina el punto llegada a tu objetivo en el tiempo.
  2. Considera la distancia que separa ambos puntos y piensa cuántas etapas te separan de él. Cada etapa supone cosas que necesitas hacer y conseguir para poder pasar a la siguiente etapa y el tiempo que estimas necesario para hacerlas. Inicio – Etapa – Etapa – Objetivo.
  3. Imagina que estás en tu punto de partida y describe lo que necesitarás hacer para llegar a la primera etapa. Escríbelo debajo de tu primera etapa.
  4.  Imagina que has llegado a esa primera etapa. Puedes darte cuenta de como se ha acortado la distancia con tu objetivo. Repasa lo que has escrito para esta primera etapa. Es lo que has conseguido en este momento. Ahora, define que necesitarás hacer y conseguir para llegar a tu segunda etapa. Escríbelo debajo de tu segunda etapa.
  5. Imagina que has llegado a tu segunda etapa. Repasa lo que has escrito en tu etapa anterior para darte cuenta de lo que has conseguido para llegar a ella. También puedes darte cuenta de como se ha acortado la distancia con tu objetivo. Ahora, define lo que necesitarás hacer para llegar a tu próxima etapa y escríbelo debajo.
  6. Sigue avanzando e imaginando tu camino y repitiendo el proceso en cada etapa hasta llegar a tu objetivo. Una vez que hayas llegado, cierra los ojos e imagina:
  • ¿Dónde estás?
  • ¿Quién está contigo?
  • ¿Como te sientes?
  • ¿Qué te dicen?
  • ¿Qué te dices a ti?

Puedes disfrutar imaginando todo lo que significa haber conseguido tu objetivo, cómo se manifiesta en todos los niveles de tu vida, en lo material, en lo económico, en lo físico, en tus relaciones, en tu lugar en la sociedad. Recréate mucho en esta escena.

Te animo a realizar a menudo este paseo desde tu sueño hacia tu objetivo y a establecer un seguimiento diario marcando los que has conseguido con un signo que denote éxito. Eso refuerza tu auto estima y te impulsa a seguir adelante.

Con afecto,
Sophie Hardy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *